Mal Abrigo, y los niños del campo

Mal Abrigo, y los niños del campo

En la zona de influencia del Centro de Desarrollo Regional de Mal Abrigo, en el departamento de San José, existen ocho escuelas públicas. La escuela Nº 60 de Mal Abrigo y la Nº 56 de Estación González son las únicas que se encuentran en sus respectivos pueblitos, muy pequeños por cierto. Las otras seis escuelas se encuentran enclavadas en plena zona rural de población muy dispersa.

Muchos de los niños que concurren a las escuelas de Mal Abrigo y González, y todos los que concurren al resto de las escuelas netamente rurales, tienen que recorrer muchos kilómetros para poder llegar a los mencionados centros de enseñanza, utilizando como medio de locomoción el caballo y la bicicleta y otros tantos simplemente a pie.

Los crudos fríos invernales, las lluvias torrenciales, o los calores abrazadores, no son obstáculos para que estos pequeños, "curtidos" por las inclemencias del tiempo, vayan labrando su educación y futuro, aún a costa de innumerables sacrificios y penurias por esos largos caminos de nuestra campaña, por los que dejan su huella esperanzadora de ida y vuelta hacia sus hogares. Caminos que ojalá no los vean partir, sin regreso, en la busqueda de otros rumbos que prometan un futuro mejor por la ausencia de posibilidades de desarrollo y de una vida digna en el lugar donde han nacido.

Esa es la realidad a lo largo y ancho de nuestro país rural, del Uruguay profundo, desprotegido, fragmentado, producto de inequidades inaceptables que han vaciado nuestra campaña, pululando "taperas" donde otrora el pequeño productor rural , con su esforzado trabajo, podía vivir sin tener que desprenderse del paisaje que lo vió nacer junto a su familia.

La semilla que plantaba era de esperanza, la de hoy está llena de incertidumbres, y muchas veces de frustración por ver a su familia desmembrada, porque los jóvenes no tienen más alternativas que emigrar a las ciudades porque en "el campo" no tienen futuro.

Revertir esta realidad no es fácil, y en todo caso es tarea de todos.

Daniel Bentancor

Director Centros de Desarrollo Regional - "Pirí Inchalá"


.