La negligente decadencia de nuestro "paisaje agrario"

Qué pena que no pienses en ello, que no reconozcas la importancia del campo en nuestra cotidianeidad urbana, en tu casa.

Qué pena que vivas de espaldas a lo rural, que no conozcas la realidad, que la ignores totalmente.

Ese enfrentamiento ciudad-campo que te ha sido impuesto, esa Montevideo viviendo de espaldas al interior, esos discursos perimidos, ese mirarse el ombligo y nada más, esa ignorancia total desde la soberbia irremediable y ciega.

Que pena

Daniel Bentancor